Cuando pensamos en mezclar oro y plata se nos viene a la cabeza dos tipos de metales muy distintos, por lo que pensamos que no se puede hacer. Aunque lo único que les diferencia de verdad es el efecto del paso del tiempoLa plata, por ejemplo, tiende a oxidarse con el contacto y puede llegar a oscurecerse.

Esto no afecta al oro de forma irreversible, sino que en cuanto se limpie la joya se recuperará el brillo. Como con cualquier otra joya. Claro que con el oro no se suele notar, ya que es muy resistente. ¿Pero cómo combinar los dos materiales?

Mezclar oro y plata no es buena idea

Esto es una mentira. No hay nada de malo en hacerlo. De hecho, podemos encontrar algunas piezas que combinan ambos en la misma. Y hace tiempo fue toda una tendencia. Al fin y al cabo se puede ver como mezclar diferentes colores.

Existen muchas leyendas sobre mezclar oro y plata, como la del Ying y Yang. La primera sería la luna o la plata y la segunda el sol o el oro. Al combinar ambos materiales se crea el equilibrio perfecto. También podemos encontrarnos tradiciones antiguas en las que llevar contigo un objeto de plata y otro de oro hace que quedes protegido.

¿Cómo combinarlos?

Como ya hemos visto, no hace falta elegir entre los dos metales si podemos quedarnos con los dos. Gracias a sus diseños y texturas, podemos elegir looks completamente personalizados. Y con una buena guía de cómo limpiar las joyas para que brillen como el primer día, no tendrás de qué preocuparte.

Elige las piezas que te gusten

Lo primero que hay que hacer es ir a por las joyas que más te gusten. Ya sean pulseras, collares o pendientes. Es mejor si son de dimensiones parecidas, para que así no destaque una sobre otra y se cree una armonía.

Pendientes de tamaños parecidos

Si vas a ponerte varios pendientes, lo mejor es que elijas de tamaños similares. Al elegir dos o tres de la misma dimensión, tu oreja quedará armoniosa y elegante. También puedes hacer lo mismo con las pulseras, eligiendo varias finas.

Mezcla oro y plata en una sola pieza

Aquí los metales se complementarán, interactuando en el mismo espacio. El oro no tiene por qué ser amarillo, sino que puede ser blanco o rosa, dándole un toque sutil a tu look. Una buena elección es una pulsera de oro rosa con un colgante de plata.

Comienza poco a poco

Es posible que, al principio, no te atrevas con algo complejo. Empieza con joyas sencillas y, poco a poco, ve dándoles un toque extra o escoge una joya que sea la protagonista. Eso sí, sin olvidarse de que la combinación es la protagonista.

Si quieres unirte a esta tendencia, no dudes en echar un vistazo a nuestra página web. Aquí podrás hacerte con joyería espectacular y muy especial. Si te apetece, también puedes venir a nuestra tienda para que te aconsejemos en persona. Nuestro establecimiento se encuentra en la zona de Siete Palmas, a pie de calle, cerca de Arucas, Teror, Galdar y La Aldea de San Nicolás. ¡Estaremos encantados de atenderte!